Saltear al contenido principal

¿Qué les espera a los asalariados y jubilados en estos 5 años?

¿Qué Les Espera A Los Asalariados Y Jubilados En Estos 5 Años?

Escribe: Daniel Olesker, senador.

  1. La previa

Los trabajadores asalariados en Uruguay tuvieron en los años 90 una situación de cuasi congelación de su salario real, mientras la economía crecía de manera importante. Luego con la crisis de 1999 a 2003 cayeron abruptamente, más incluso que la propia caída del PBI. Por ello en 2004 el salario real estaba prácticamente al mismo nivel que en 1984 cuando, a la salida de la dictadura, éste era la mitad del que se tenía antes de la dictadura.

El gráfico 1 nos da la perspectiva histórica necesaria para entender lo que ha pasado con los salarios de los trabajadores. Caída a la mitad durante la dictadura; un importante crecimiento en los primeros años posdictadura con consejos de salarios; estancamiento en los 90 y caída en la crisis 99/2004 que llevo al salario real de 2004 al mismo nivel que a la salida de la dictadura.

Los años de gobierno frenteamplista cambiaron esta tendencia y generaron, después de 50 años, el primer crecimiento de salarios sostenido, de largo plazo y permanente.

El gráfico 2 lo muestra.

Un aumento permanente de los salarios reales. Y en la ley de presupuesto de 2010 se estableció en el artículo 4 una norma para garantizar que, como mínimo, el ajuste debía garantizarla inflación para todos los trabajadores públicos.

La propuesta salarial para el sector público

Si se aplicara la norma antes mencionada en 2021 y tomando como base la estimación de 9,5% de Inflación, el aumento debería ser entonces de 9,5% para los trabajadores públicos.

Sin embargo, el gobierno incluyó un nuevo artículo (también 4 que casualidad) que deroga el anterior y define que el aumento será solo el correctivo, es decir el aumento de la inflación de 2020 menos la parte del aumento dada en 2020 por el rango meta. Es decir en palabras sencillas dará 4,5% de aumento.

Luego habrá aumentos en enero de 2022, 2023 y 2024. En esos ajustes se dará la inflación prevista en el presupuesto nacional para cada uno de esos años. Si luego dicha proyección está por debajo de la real, al final de cada año se da la diferencia.

Y en esos tres años se recuperará una parte del perdido en estos años. En cada ajuste de 2022, 2023 y 2024 se dará un plus para llegar al 1/1/2024 al salario real del arranque del quinquenio.

Sin embargo no es claro que este objetivo se cumpla, por varias razones pero la más importante es que la comparación se hará tomando en cuenta el índice de salarios del gobierno central. Y entonces si algún sector tiene aumentos adicionales que influyen sobre el índice (como es el caso rural del Ministerio de Defensa) ello incide en la comparación y por ende la recuperación real será menor.

La propuesta salarial para el sector privado

En el sector privado, luego de otorgársele a los trabajadores el correctivo por la disparada inflacionaria del 2020 que fue realizado en julio de este año, el aumento que recibieron los trabajadores en ese mes es nulo. No hay aumento.

Luego depende: si están en el grupo 1 (los cotizantes fueron más del 90% de los del año anterior) en enero 3%. Si estás por debajo deberás esperar hasta abril. Es decir en un caso 6 meses sin aumento, en otro caso 9 meses.

Y para cerrar esta propuesta de ajuste, después de mucha pérdida salarial viene el correctivo, al que se le descontará lo que cayó el producto, estimado en 3,5%. O sea si la inflación del año fue de 9,5% y el aumento fue 3% y el PBI cayó 3,5% te tocará 3% (9,5 – 3 – 3,5). O sea perderán los trabajadores 3% de su salario.

En este caso también se asume que a partir de 2022 habrá recuperación y en 2024 se volverá al salario de origen. Aunque no esta especificado como, por lo que igual que en el caso del sector público, ponemos un manto de duda sobre esta afirmación.

Algunas reflexiones finales

  1. Ahorro en el primer año de gobierno

Según el presupuesto enviado, la línea de base de 2020 en materia de remuneraciones representa un gasto de 200 mil millones de pesos. Con el viejo artículo 4 que garantizaba el mantenimiento del salario real, un aumento de 9,5% implicaba un gasto para el gobierno central de 19 mil millones de pesos. Al dar un 4,5% se gastarán 9 mil millones de pesos y por ende habrá un ahorro de 10 mil millones de pesos, un orden de 230 millones de dólares. Nada despreciable para aquellos 900 millones que iban a ahorrar; claro habían dicho que sin tocar salarios. Acá está la verdad.

  1. Los primeros años de gobierno de los partidos de la coalición; todos iguales

Otra reflexión que vale la pena hacer es como ha sido utilizada por los partidos colorado y nacional el fuerte ajuste de arranque y después más cercas de las siguientes elecciones recuperar algo.

El gráfico 3 nos muestra el comportamiento de los partidos tradicionales y el Frente Amplio el primer año de cada gobierno. Claro el cuadro.

  1. ¿Recuperar el salario real todos los años o al final del periodo es lo mismo?

El gobierno insiste mucho con que entre el principio y el final del gobierno no habrá pérdida salarial. Más aún han hablado de una recuperación de 2% del salario real.

Sin embargo es claro que no es lo mismo para un trabajador recuperar la inflación acumulada cada año con el aumento siguiente del salario real, que perder de arranque (y en este caso que nos ocupa es bastante) y luego recuperar de a partes a lo largo de los siguientes años.

El gráfico 4 nos muestra la diferencia entre un caso y otro. Si bien el caso que presento en la gráfica es hipotético se asemeja mucho a lo que efectivamente va a pasar con el salario real del Uruguay. Obvio, asumiendo que las proyecciones de inflación se cumplen, y que el compromiso de llegar a salario real al final igual al del principio también se cumple.

Para terminar, es claro que la visión del gobierno es una visión de clase, basada en un modelo de desarrollo para que crezca la economía, sustentando en la baja de los salarios y por ende en potenciar las ganancias del capital. En especial del capital concentrado y exportador que tendrá en el quinquenio un aumento relevante del valor del dólar de un orden de 42%, 8 puntos por encima de la inflación.

Por último lo más probable que el panorama sea más dañino para los trabajadores que el que exponemos acá. Dado que las implicaciones tanto del artículo 4 del presupuesto como de la pauta salarial privada hacen dudar del logro al final de los 5 años, del mantenimiento del salario real. Y lo deja sometido a muchas decisiones políticas que ponen en tela de juicio un objetivo que ya de por si es muy malo para los trabajadores, pero si no se cumple es peor aún.

Series de entrada: El Sol Nº8 - octubre 2020
Volver arriba