Saltear al contenido principal

Para atrás, ni para tomar impulso

Por estos días nos encontramos como espectadores y espectadoras de una catarata de aclaraciones a partir de una declaración realizada por la Directora General de Secundaria sobre la genética del pueblo coloniense y sus efectos sobre el rendimiento académico… menuda metida de patas.

Este artículo, es un intento de resumir esas declaraciones y el aluvión de expresiones de integrantes del gobierno, que lejos de asumir el error, redoblan la apuesta y pretenden emparchar y corregir lo que han ido diciendo públicamente; lo que habla de, por un lado su soberbia y por el otro, de su forma de pensar y concebir la sociedad a la que pretenden educar.

Cherro gate.

En las declaraciones que brindó a Radio Oeste, la jerarca es bien clara en su afirmación: “entiendo que Colonia es un departamento muy pujante y el hecho de que esté integrado por inmigrantes, por distintas colonias, creo que también genéticamente hace que la gente tenga otra forma de ver las cosas y de encarar la vida. Siempre lo asocié a esa pujanza que tiene Colonia, a esa cuestión del esfuerzo, del trabajo, de levantarse temprano, ser proactivo, de tener proyecto. Siempre asocié a eso la cuestión de las cifras (educativas)¨. [1]

No hay dudas de la claridad de lo expuesto allí. Justificar con la genética los resultados estudiantiles, es una afirmación racista inadmisible, sobre la que se han pronunciado compañeros, compañeras y organizaciones de forma profusa y contundente. Instala en esta línea, una visión según la cual las realidades sociales y las políticas educativas se vacían de valor e incidencia. Esto abona un Estado ausente, ya que sus intervenciones no tendrían sentido ante los determinismos. Pero también reivindica un enfoque meritocrático y al esfuerzo por superarse como la clave para la comprensión de la desigualdad. Esto último no es menor, porque una vez más queda en evidencia a lo que aspiran los integrantes del gobierno para nuestro pueblo: individuos que, sin cuestionar esa desigualdad estructural, asuman su condición de sociedad “clase B” se sientan responsables absolutos de sus propios resultados y se esfuercen por recibir alguna migaja de una torta que nunca se va a repartir entre todos y todas. 

Lo demás.

Luego de estas declaraciones, lejos de pedir disculpas por sus dichos y de asumir genuinamente la responsabilidad de haberlas realizado, intentó aclarar entre otras cosas, los orígenes de la terminología que utilizó, diferenciando entre ¨genes¨ y ¨génesis¨, y haciendo referencia al aspecto cultural y no biológico. También manifestó que ciertos medios de prensa sacaron de contexto sus dichos e incluso en una especie de proyección expresó que se trata de una ¨cacería de brujas¨ hacia ella y que se está subestimando su inteligencia. Insólito.

Apoyo y respaldo.

El corolario de todo el ¨Cherro gate¨ está en las declaraciones realizadas por el Consejero Juan Gabito, quien lejos de repudiar las expresiones de la jerarca, sostuvo que no se supo expresar correctamente y que sus dichos tenían relación con el ¨capital cultural¨ del Departamento de Colonia , con ¨un nivel de cultura general elevado¨ [2]

De lo genético a lo cultural. 

En este contexto el viraje de lo genético a lo cultural los pone en jaque nuevamente, ¿no es una forma matizada de decir lo mismo? No hay forma de salvar estas declaraciones. A su vez, vuelve a confirmarse un rasgo reiterado de la política de este gobierno: no ir para atrás, ni para tomar impulso.

Agrupación Nacional de Educación del Partido Socialista


[1] Cita tomada del artículo de El Observador, 9 de setiembre: Cherro adjudicó «caza de brujas» tras referirse a genética de colonienses por resultados educativos

Audio con declaraciones de Jenifer Cherro: Declaraciones Cherro Radio Oeste (la Diaria)

[2] Cita tomada del artículo de La diaria, 10 setiembre: Juan Gabito consideró que dichos de Cherro sobre Colonia “son infelices”, pero tienen “una base conceptual que ella no supo expresar” 

Volver arriba