Saltear al contenido principal

El rock uruguayo post dictadura y las canciones que describían nuestros estados de ánimo

El Rock Uruguayo Post Dictadura Y Las Canciones Que Describían Nuestros Estados De ánimo

Escribe: Leo Trujillo, militante del CS Patria Grande

En el verano de 1983 se forman Los Estómagos, una banda de rock de estilo punk, de Pando. No hablaré de sus influencias, ni qué hicieron sus principales integrantes luego de su separación en 1989.
En el verano del 84, con apenas 13 años, los escuchaba ensayar, sin saber quiénes eran, desde la vereda en una casa en Costa Azul, sólo por curiosidad y a la pasada. Logré ver un ensayo abierto en el Club Costa Azul como promoción de un toque que se haría en El Timón de San Luís, al que fui con un grupo de amigos.
Poco conocía de ellos. Había visto una presentación en Cacho Bochinche, donde hicieron su versión de Cambalache y en algún otro programa haciendo el tema La Barométrica.Era raro para nosotros en aquel entonces ver una banda en vivo.
En 1983 la selección uruguaya de fútbol había salido campeona de América, nada menos que contra Brasil, jugando la segunda final como visitantes.
El 83 marcaba el principio del fin de la dictadura. Primer año en el que la dictadura autoriza el acto del 1ero de mayo, finalizando un proceso con “el acto del Obelisco” el 27 de noviembre.
Los jóvenes tenían cosas que decir, querían salir, dejarse el pelo largo, cantar revolución.
Entonces, Los Estómagos, eran un símbolo.
Muchos temas marcaron la época, uno de ellos: Torturador
“Eres solo un animal
Un enfermo mental
Maquina de torturar
Programada para matar.
Y dirás que era tu deber
Que solo cumplías tu misión
¿Cómo pudiste llegar
Hasta tal degradación?”

En otro extremo y no tanto, teníamos a Los Tontos, otra de las bandas del rock uruguayo post dictadura. Compartía el batero con Los Estómagos, así como su primer bajista con El Cuarteto de Nos.
A Los Tontos los conocimos con su clásico Himno de los conductores imprudentes (el famoso “quiero puré”). Si bien el estilo musical y de las letras era diferente al de Los Estómagos, esta banda se termina convirtiendo en una “banda de culto”. Un dato curioso es que sus integrantes nunca usaron sus nombres reales. Con temas como Ana la del quinto piso, El gerontocida, La gordita 103 o Elmer el gruñón, el “doble sentido” siempre acompañaba a esta banda cuya postura política era evidente.
“Ana la del quinto piso” termina con la frase “Manini, Manini, por favor ponga orden”, en alusión al entonces Ministro del Interior Carlos Manini Ríos.

Policías (1987) en sus primeras estrofas dice:
“Un policía golpea mucha gente
dos policías golpean muchos más
tres policías golpean mucha gente
seis policías te pueden magullar

Un granadero gasea mucha gente
dos granaderos gasean muchos más
tres granaderos gasean muchos más
seis granaderos te pueden asfixiar”

El Cuarteto de Nos, otras de las bandas emblemáticas de la época post dictadura., no es el mismo que conocemos actualmente (lamentablemente o no).
Aquella banda venía de “Tajo” y estaba integrada por “las viejas del Cuarteto”. Sus canciones principalmente eran de humor, ácidas y si bien su “postura política” era menos explícita, recuerdo que tocaban en cuanto acto del Frente hubiera. Fueron muy activos en la campaña electoral del 89, una campaña electoral en la que podemos decir que la música y en particular el rock, fueron los protagonistas.

Otras bandas de aquel “movimiento” que nos llevó hasta los 90’s fueron La Tabaré Riverock Banda, Los Traidores, ADN, Zero, Neoh 23, La Chancha Francisca, por nombrar algunas.

Había para todos los gustos, algunas más politizadas que otras en sus inicios. Otras que representaban estados de ánimo. Como Traidores, con su “Montevideo agoniza” del 86, con temas como “Mentiras”, “La lluvia cae sobre Montevideo”, “Flores en mi tumba”, “La muerte elegante”, “Viviana es una reaccionaria”, o “Juegos de poder” que comenzaba diciendo:
“Juegos de poder,
juegos de corrupción
la sociedad está al borde,
de un volcán en erupción.

Juegos de poder,
juegos de azar,
a unos les toca todo,
y nosotros a cagar.”

“Estamos mal” de Neoh 23 decía lo que sentíamos, muchas veces, en aquel momento:

Me siento ignorado
en los clubes o en un bar
estoy acostumbrándome
a la soledad.
Es mejor a oscuras
en un cine o en un pub
¿por qué tantas luces, loco
si hay tan poco por mirar?!
No es solo cuestión de plata
el problema es algo más
somos parte de un embole
del que tenemos que escapar…
…No hay en donde distraerse
no hay en que creer
es un mundo resignado
no nos pertenece;
Estamos mal, estamos mal
Estamos mal, estamos mal,
– estoy aburrido
– estado deprimido
no puedo más, no puedo más.

Con la Chancha Francisca cantaba “me paso todo el día escuchando la fm, mirando para afuera a ver si hay sol a ver si llueve, me paso todo el día súper bien entretenido, sacándome tierrita de las uñas y el ombligo…

Zero era una de mis bandas favoritas, que lamentablemente sacaron un sólo disco en 1987, “Visitantes”, aunque la banda se formó en el 84. Esta banda fue de las primeras del rock en español que escuché (y la primera en Uruguay) de incorporar sintetizadores, en lo que se dio a llamar el estilo de música “industrial”.
Ahuyentando el miedo fue casi un himno:
No es un invierno más,
este es un nuevo invierno,
aunque creas que no está
igual la sigo oyendo.
Y hoy estoy
ahuyentando el miedo, aquí,
con mi canción…

La música rock post dictadura fue más que un movimiento, si bien marcó una época, ha trascendido y aún perdura. Todavía se escuchan aquellas canciones, hoy se versionan, las bandas de aquella época se reinventan, algunas siguen fieles a su estilo, otras han cambiado para bien o para mal.

Como decía La Tabaré Riverock Banda:
Me miro en el espejo
y me veo un poco viejo
para andar cantando rock
Hace tanto fui rockero
que mi campera de cuero
en el ropero se aburrió
Rebeldía, todo el día
eso era el rocanrol.
Estuvimos once años
sepultados en los caños
subterráneos del dolor
la dictadura nos prohibía
no ir a la peluquería
pero el pelo igual creció
Rebeldía, todo el día
sigue siendo el rocanrol.

Series de entrada: El Sol Nº 12 - febrero 2021
Volver arriba