El Plenario Nacional del Frente Amplio (FA) decidió, el sábado, en La Huella de Seregni, reimpulsar una reforma constitucional en 2020. Manuel Laguarda, integrante del Partido Socialista (PS) y de la Comisión de Reforma, dijo a la diaria que se seguirá trabajando para “afinar el articulado y tomar contacto con los movimientos sociales para ver posibles acuerdos”. La comisión trabajó durante 2015 y parte de 2016. “Ahora hay que reactivarla; eso fue lo que se resolvió. Se trata de tener una propuesta para 2019 e impulsar la reforma en 2020”, dijo.

El PS propone el mecanismo de la asamblea constituyente. “Volvimos a plantearlo [en el Plenario], pero quedó diferido”, comentó Laguarda. “Hasta el año pasado trabajamos pensando en que este año la impulsaríamos, pero lo cierto es que los movimientos sociales no han tomado el tema en su agenda y, en verdad, nosotros tampoco lo impulsamos con la fuerza que el tema precisa”, dijo.

El ex senador del Movimiento de Participación Popular Ernesto Agazzi, por su parte, dijo a la diaria que el aplazamiento de la reforma fue votado por unanimidad. “La comisión venía trabajando desde hacía dos años e hizo una propuesta. El PS fue el que hizo más punta con hacer una asamblea constituyente ahora, antes de las elecciones, pero […] dijeron que con dolor aceptaban la realidad y [asumieron] que no se puede estar metiendo la reforma constitucional cuando falta poco para los procesos electorales”, afirmó.

Otra de las resoluciones tomadas en el plenario del sábado fue que las listas para cargos electivos, en 2019, sean paritarias. La diputada del PS Gabriela Barreiro aseguró a la diaria que aún no se discutió cómo será la paridad. “Nosotros tenemos una forma, por estatuto. En este caso [por el Plenario] se habla de paridad, pero después se seguirá discutiendo”, dijo. Según explicó Barreiro, el estatuto del PS establece que en los primeros cuatro puestos de las listas debe haber dos mujeres y dos hombres, y “queda claro que en una terna debe haber por lo menos una mujer”.

Agazzi dijo que la paridad no estaba en el documento original ni se había discutido en los talleres. “Apareció una moción que presentaron las bases y la votamos todos. Hubo un poco de desconcierto, porque es un tema muy importante para Uruguay y para la sociedad; no deberíamos hacerlo [votarla] sin una discusión más profunda, pero todos aceptamos que se integre en la agenda del FA. Es coherente, porque el Frente es el que más ha peleado por una nueva agenda de derechos. Cuando se empiece a poner la letra chica, comenzarán a aparecer cosas más detalladas, pero eso [esa discusión] se dejó para más adelante”, señaló.

En el plenario no se trató lo actuado en el Tribunal de Conducta Política, según Barreiro y Laguarda porque quedó para el final y no hubo quorum.

Declaramos

Un debate que está dando el FA es el de los desafíos estratégicos a futuro, y muchas mociones fueron sobre eso, dijo Barreiro. No obstante, la declaración final hace referencia a la interna del partido. El texto asegura que hay que “desterrar entre los frenteamplistas la cultura de la desconfianza, impedir que entre nosotros prosperen las confrontaciones personales y de grupos, y bregar en todo momento por la unidad y el respeto a las normas orgánicas, observando en esta materia la regla de oro de asegurar la discusión democrática, adoptar posición y acatar disciplinadamente lo que se decida”.

Por último, el texto dice que el FA debe superar la distancia con los frenteamplistas “multiplicando las instancias presenciales de rendición de cuentas a la ciudadanía”. Para eso se propone seguir usando las redes sociales y fomentar las formas de comunicación “tradicionales”, con énfasis en los comités de base.