Saltear al contenido principal

Salud Pública implementará mapa sanitario para detectar superposición y falencia de recursos

Salud Pública Implementará Mapa Sanitario Para Detectar Superposición Y Falencia De Recursos

“Debemos evaluar la incorporación de cosas que sean necesarias con los recursos que son suficientes. Para ello se está construyendo un mapa sanitario que ponga en el territorio todos los recursos existentes, para detectar superposición y falencia de recursos, que tenga énfasis en la complementación y respetando la competencia entre prestadores»

basso

“Cuando una reforma sanitaria logra aumentar la cobertura, avanzar en la universalización, el gran desafío es no perder el control de la calidad de la atención, con la lupa puesta en los procesos asistenciales”, indicó Basso.

En ese sentido, el ministro sotuvo que el financiamiento es fundamental para la profundización de la reforma, con prestaciones muy amplias. “Debemos evaluar la incorporación de las cosas que sean necesarias con los recursos que son suficientes. Para ello se está construyendo un mapa sanitario que ponga en el territorio todos los recursos existentes”, dijo.

Esta herramienta permitirá divisar la superposición de recursos o la falencia de ellos, según dijo el ministro de Salud Pública, Jorge Basso, en el marco de su presentación en el ciclo “Desayunos Útiles” de Somos Uruguay, este 4 de agosto en el Hotel Sheraton Montevideo. Junto al ministro participó la subsecretaria Cristina Lustemberg.

“El mapa sanitario es un insumo importante para la toma diaria de decisiones. Cuando viene un prestador y solicita agrandarse, incorporar tecnología o más servicios, este mapa nos permitirá definir la pertinencia o no de otorgarlo”, sostuvo el jerarca.

También señaló que en algunas áreas los recursos son subutilizados, por ejemplo algunas herramientas tecnológicas muy costosas financiadas por las instituciones con el aporte de Rentas Generales, mediante el mecanismo de sobrecuota de inversión, por lo que se incorpora al gasto del sector salud.

“Cuando vemos eso, nos damos cuenta de que allí está faltando más sistema, porque a veces cerca de ese lugar hay usuarios que, al ser de otro prestador, deben hacer largos trayectos para hacerse un estudio, teniendo tan próxima la posibilidad de acceder”, agregó.

Basso insistió en una necesaria lógica de complementación frente a la lógica de competencia de los prestadores. “Hay una tensión entre sistema y seguro, entre complementación y competencia que debe ser administrada por el ministerio, lo importante es generar las condiciones para acordar esa lógica de complementación”.

El Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS) está financiado por un seguro administrado por el Gobierno a través del ministerio y cuenta con la participación de 37 instituciones de asistencia médica colectiva, seis seguros privados y la Administración de Servicios de Salud del Estado como prestador público, a los que se suman otros prestadores de servicios parciales.

El ministro recordó que Uruguay invierte 4.500 millones de dólares, el 9,2 % del productor interno bruto. “Hay países que gastan mucho más que nosotros y tienen peores indicadores sanitarios. Eso demuestra que más no asegura ser mejor”, indicó.

Agregó que recientemente culminó el ingreso al seguro de salud de todos los colectivos que, como Gobierno, se comprometieron: más de 120.000 jubilados y sus cónyuges ingresaron al Fondo Nacional de Salud, lo que representa 106 millones de dólares.

Para favorecer y estimular la construcción del sistema, la reforma tiene varias herramientas: las metas asistenciales, complemento que se paga a los prestadores además de las cápitas para mejorar los compromisos asistenciales; la sobrecuota de inversión ,proyecto que tendrá trámite parlamentario dirigido a mejorar los sistemas de información y a estimular estructuras que se orienten a la complementación.

El ministro abogó por continuar potenciando convenios de complementación.  Además sostuvo: “Tenemos el desafío de acordar y establecer indicadores de calidad de atención para que aquellos prestadores que se esfuerzan por hacer las cosas bien sepan que el ministerio identifica esas acciones positivas y las publica en la página web, para que el sistema en general se estimule y haga el esfuerzo para hacer las cosas bien». “Vamos a generar una competencia por la calidad”.

En ese énfasis en la calidad, se abordarán temas como la consolidación de la historia clínica electrónica, los sistemas de información, la definición de buenas prácticas y los correspondientes indicadores.

En este sentido, valoró que el Diálogo Social será  una herramienta interesante para optimizar recursos.

Fuente: Presidencia

4 de agosto 2016

Volver arriba