Pensando en el Uruguay del futuro: Uy 2050

El  miércoles 16 de diciembre,  se llevó a cabo la presentación de la estrategia de desarrollo de largo plazo del gobierno. El evento se tituló «Uruguay construye su futuro: Hacia una Estrategia Nacional de Desarrollo, Uy 2050» y fue dirigido por la Dirección de Planificación de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP).

En la apertura del evento habló el director de la OPP, Álvaro García, mientras que la presentación de los avances y desafíos de la estrategia de desarrollo del país a 2050 estuvo a cargo del director de Planificación de este organismo, Fernando Isabella. Cabe destacar que la Dirección de Planificación fue creada en la actual administración, por lo que es relativamente nueva.

El proceso de elaboración de la Estrategia Nacional de Desarrollo se presentó como una reflexión estructurada del futuro de nuestro país, que permite analizar riesgos y oportunidades asociadas a los posibles escenarios futuros. Esto implica un conjunto de procesos prospectivos en distintas áreas: la productiva, la demográfica, las relaciones de género, la cultural y a nivel territorial.

El director de la OPP resaltó la importancia de tener una visión de desarrollo integral y transversal, es decir, que “lo económico, lo social, lo ambiental, lo cultural y lo político vayan de la mano armónicamente”, según indicó el mandatario.

Además, planteó que los Objetivos de Desarrollo Sostenible a 2030, acordados por los países de las Naciones Unidas en 2015, ofrecen un marco global para esta mirada de largo plazo.

Álvaro García

    

 Por otra parte, Isabella destacó que este proceso de construcción de la Estrategia Nacional de Desarrollo debe contar necesariamente con la participación de las distintas organizaciones públicas, privadas y de la sociedad civil. Señaló que actualmente se está trabajando principalmente con expertos en los principales temas, pero que posteriormente se abrirá más ampliamente la discusión a toda la sociedad.

Además, Isabella explicó que, si bien existen muchos antecedentes puntuales de planificación, no había anteriormente una continuidad en ese sentido, ya que no existía un ámbito o una institución cuya tarea fuera específicamente pensar en el largo plazo de forma permanente. Esto, según Isabella, implica recoger la información disponible, sistematizarla, reflexionar a partir de ella y volver a hacer este ejercicio a medida que surge nueva información.

Fernando Isabella

 También, destacó que se eligió la prospectiva como herramienta fundamental para generar esa visión de Uruguay a 2050. Esta herramienta consiste en reflexionar de forma estructurada y sistemática sobre el futuro.

Fernando Isabella

 El director de Planificación se refirió a las distintas etapas de la metodología de prospectiva: el diagnóstico y posicionamiento estratégico (análisis técnico sobre el estado de situación del sistema), el análisis de tendencias, la selección de las variables estratégicas fundamentales, la formulación de hipótesis sobre las mismas que den pie a elegir distintos escenarios de futuro, y finalmente, la elección de un escenario apuesta hacia el cual apuntará la estrategia.

Resaltó que el país tiene actualmente dos desafíos principales: por un lado, el que tiene que ver con el cambio demográfico y, por otro lado, el desafío productivo.

En el primer caso, comentó que ya se trabajó en el diagnóstico relativo al cambio demográfico, partiendo de un trabajo que hicieron la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y el Banco Mundial sobre este tema y sus desafíos para Uruguay. Actualmente, se está trabajando en la etapa de formulación de hipótesis y escenarios de futuro para las variables estratégicas seleccionadas.

Con respecto al desafío productivo, se informó que se eligieron 10 grandes complejos productivos que son fundamentales para el Uruguay del futuro. Entre estos, se destacaron dos grandes complejos (la economía digital y la bioeconomía), como los ámbitos en los cuales se dan las innovaciones que permean al resto de la estructura productiva, siendo estos los principales impulsores de la “revolución tecnológica” actual.

Además, el evento contó con la participación de dos expertos que están apoyando algunos procesos prospectivos, quienes centraron su exposición en temas de bioeconomía y economía digital. Estos fueron Daniel Kofman, director ejecutivo de ICT4V (un centro que cuenta con el apoyo de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación -ANII), y Gianfranco Grompone, coordinador de la unidad de agrobionegocios del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA).

Fuente: Espectador