Saltear al contenido principal

Tiempos nuevos

Tiempos Nuevos

Con 7 meses de embarazo sigue activa en el regimento

La soldado Florencia Rodríguez asegura: “Voy a trabajar hasta el final”.

En la unidad sienten orgullo por la labor que desarrolla Florencia Rodríguez. La Soldado de Primera cursa un embarazo de siete meses y continúa desarrollando sus tareas a diario en el Regimiento «Tte. Gral. Pablo Galarza», a la par del personal masculino. No rehuye sus obligaciones y disfruta la actividad laboral que cumple desde hace dos años y medio, sumando su aporte incluso a las clases de equinoterapia.

Esas virtudes son resaltadas por las autoridades de la unidad, como el jefe del regimiento, Tte. Cnel. Eduardo Ferreira, y el comandante de la Brigada de Infantería N° 5, Walter Berger, reafirmando el rol que cumple la mujer, al igual que otras 22 que componen la Unidad de Caballería Blindada N° 2.

Florencia Rodríguez es duraznense y reside en el barrio Durán, al oeste de la ciudad. Tiene tres hermanos, no tiene padres, es soltera y desde hace tiempo comparte su vida sentimental con un cabo de la unidad, padre del varón que esperan para el mes de diciembre.

Al referirse a su actividad laboral mientras transita su embarazo, Florencia Rodríguez explica que hasta el momento todo va bien. «Voy a trabajar hasta lo último, me llevo bien con todo el mundo», comentó a El País. La pareja espera un varón, pero aún no han definido qué nombre llevará.

Integradas.
Rodríguez ofició de asistente durante el acto del 136° aniversario del Regimiento II, al que acudieron varias autoridades nacionales y departamentales, jefes policiales y militares, y diputados, entre otros asistentes.

La protagonista, cumple además un trabajo voluntario en la Escuela de Equinoterapia que impulsa desde hace años el regimiento duraznense.

«Es una experiencia linda trabajar con los niños y con el personal. Hemos ido a Paso de los Toros y ahora vamos de nuevo el jueves 3 de noviembre», explicó la soldado.

El jefe del regimiento, Eduardo Ferreira, explicó que las mujeres están completamente integradas a la actividad militar y que «trabajan a la par de los masculinos, sin ningún problema».

«Es importante resaltar esto», agregó, «porque la inclusión del sexo femenino en el mundo militar es compatible con las actividades que desarrolla el Ejército».

Ferreira dijo que Florencia Rodríguez «es una soldado que cumple distintas funciones: trabaja como radio operadora, también en la Escuela de Equinoterapia y ahora con siete meses de embarazo, continúa en actividad hasta el último día».

A su vez, aprovechó la oportunidad para reconocer el trabajo de la mujer en el Ejército. «Son conductoras de blindados, van a la cárcel, y van a misiones de paz», sostuvo.

En el Regimiento Pablo Galarza el número de mujeres soldados representa algo menos del 10% del personal. «Hay asistentes sociales, psicólogas, soldados y enfermeras», sostuvo Ferreira.

Fuente: El País.

Volver arriba