Monica Xavier: «Estoy preocupada y también por dar una señal clara»

En entrevista con Emiliano Cotelo en el Programa En Perspectiva, la secretaria general del Partido Socialista habló sobre las pre-candidaturas en el Frente Amplio y la “danza de nombres” que se dio en los últimos días.

Xavier: PS “tiene definición de convocar” Plenario del FA para analizar posible inhabilitación de Sendic; “estoy muy preocupada por el fondo y también por dar una clara señal”

EMILIANO COTELO (EC) —La danza de nombres sobre posibles precandidatos presidenciales en el Frente Amplio (FA) generó un cortocircuito fuerte en el oficialismo y un debate que corrió en los medios pero también en encuentros reservados.

El senador José Mujica descartó definitivamente su candidatura y al mismo tiempo lanzó varios nombres al ruedo: los ministros Ernesto Murro y Carolina Cosse y el presidente del Banco Central, Mario Bergara.

Falta conocer qué hará el ministro Danilo Astori, a quien Mujica le comunicó días atrás que su sector, el Movimiento de Participación Popular (MPP), no lo apoyaba.

Mientras tanto, el intendente de Montevideo, Daniel Martínez, socialista, se mantiene como el precandidato más consolidado. Pero este martes, en la entrevista que le hice en Telemundo, Mujica dijo que Martínez “no calza” con el electorado del interior.

¿Qué responde el Partido Socialista (PS)? ¿Cómo está viendo este tablero?

Vamos a conversarlo con la senadora Mónica Xavier.

La doctora Xavier es una de las dos senadoras que tiene el PS, las dos bancas en la Cámara Alta del PS están a cargo de mujeres, usted y Daisy Tourné.

MX —Efectivamente, era paritario. En realidad Martínez ingresa a la Intendencia y quedamos 100 % mujeres en la bancada de Senadores.

EC —Supongo que harán alarde de semejante vuelco.

MX —No es solo por el 100 % en este período, sino porque es toda una trayectoria de trabajo para que efectivamente tengamos una visión paritaria en la sociedad y en organismos tan importantes como el Parlamento.

EC —Fue presidenta del FA entre 2012 y 2015 y es secretaria general del PS desde abril de 2016.

MX —A los 105 años del partido. Verán qué difícil que es, por tanto, en una organización que siempre ha tenido posiciones avanzadas en el país con relación a sus mujeres: una Paulina Luisi en los orígenes o mujeres que han estado en diferentes cargos de responsabilidad, una Azucena Berrutti ministra de Defensa, y además medidas afirmativas en sus estatutos, que dieron por resultado que en 2015 la paridad se instalara, pero ya desde los 90 había alguna medida, y sin embargo la secretaría general demoró hasta los 105 años de historia.

EC —La profesión de la doctora Xavier es la cardiología. Pero a esta altura está retirada, ¿no?

MX —Sí, ya hacía unos años se me había vuelto incompatible la labor, aunque durante la mayor parte del tiempo la desempeñé simultáneamente con diversas formas de militancia.

EC —Vayamos a estos temas de estos días, en los que el PS está de una manera u otra bastante involucrado. Anoche, durante la entrevista que hicimos en Telemundo, usted dio como un hecho que su partido va a apoyar formalmente la precandidatura de Daniel Martínez. ¿Cuándo le parece que ocurrirá eso?

MX —Próximamente, pero no tenemos definida la fecha, hay que compatibilizar algunas fechas del cronograma del propio FA. Entendemos que estos son tiempos de evaluar en los ámbitos orgánicos. Nada más lejos que una posición de mi partido o mía de un culto al secretismo.

EC —Ahí le está contestando a Mujica, que ayer se quejó de eso, de que parece que hay gente que entiende que esto debe resolverse entre cuatro paredes.

MX —Yo respeto mucho a Pepe, pero es otro estilo, sin duda, y en el FA hay una secuencia de tiempos, de espacios orgánicos, y también en el PS. Entonces me gustaría poder evaluar con los otros compañeros que están ya en la consideración pública, con el colectivo de la dirección de mi partido esta posibilidad de ofrecer como partido a Martínez, que no va a ser una candidatura partidaria, obviamente, eso también importa. Porque los partidos tenemos que evaluar si en todas las instancias decimos “acá va mi compañero o mi compañera” o si decimos “en esta instancia, Fulano o Mengana son más aptos para esta cuestión”.

EC —La posibilidad de proclamación está pendiente. Agosto, que es una fecha en la que ustedes tienen previsto un comité central, puede ser el momento.

MX —Es posible, pero no le hemos puesto fecha por eso, por las coincidencias en fechas con el FA.

EC —Porque el FA tiene que fijar fecha de plenario nacional.

MX —Sí.

EC —Usted anoche además se mostró convencida de que el nombre de Daniel Martínez será apoyado por las dos grandes corrientes que hoy existen en el partido, renovadores y ortodoxos, a pesar de que niega que existan…

MX —No, no niego que existan sensibilidades, como dije, hasta se han reconocido las listas, cosa con la que no estoy de acuerdo dentro del partido, pero es un hecho, hay un hecho reconocido estatutariamente. Pero efectivamente creo que todos tenemos la idea de que Martínez ha hecho un proceso, un largo proceso, es un militante en el partido desde su adolescencia, que ha tenido diferentes roles, dirigente gremial, recordemos cómo surge a la recuperación democrática un PIT-CNT en el que Martínez tenía un importante protagonismo.

EC —En ese momento era presidente de la Federación Ancap.

MX —Exacto. Todo eso lo ha llevado a ser un hombre que conoce, recorre el país, valora eso en la política, en particular la cercanía, porque si algo ha tenido es la disciplina de estar sistemáticamente en la labor, no solo esa institucional, que lleva mucho tiempo, sino también en el contacto con la ciudadanía.

EC —Y eso se lo reconocen todos, dice usted.

MX —Ah, sí.

EC —Pese a que él está en una de esas categorías, renovador, se lo reconocen también los ortodoxos del PS.

MX —No sé si Daniel se quiere autodefinir como renovador… A mí me han puesto en las dos categorías y yo lo que soy es socialista.

EC —Entonces, aparte de ese apoyo que el PS le daría en bloque, ¿qué otros apoyos tiene Daniel Martínez dentro del FA? Se ha mencionado a la Vertiente Artiguista, se ha mencionado a Casa Grande, de Constanza Moreira.

MX —Que yo sepa no ha habido definiciones orgánicas. Pero lógicamente ese es un paso posterior.

EC —Esos son sondeos que ustedes han hecho.

MX —No, nosotros no hemos sondeado. Hasta no tener una definición orgánica, no hemos salido a sondear. Obviamente todo el mundo expresa cuáles son sus preferencias.

EC —Pero tienen señales, por lo menos.

MX —Sí, sí. Pero respetamos mucho los tiempos de todo el mundo. Porque somos una coalición y además un movimiento, y creo que cuando definimos en los espacios orgánicos en el Frente, estas cosas también tienen que estar en consideración en el movimiento.

EC —¿Y el MPP? Vamos al punto crítico, el MPP. Mujica dice –lo dijo el martes en la entrevista en Telemundo– que nadie del entorno de Daniel Martínez le solicitó respaldo a él o al grupo.

MX —No, claro; eso es posterior a la definición orgánica. Esos pasos los daremos una vez que consolidemos una posición que no hemos sentido la necesidad de tomar en el primer semestre. Es más, evaluamos que era importante hacerlo en el segundo semestre.

EC —Se lo pregunto porque se da como un hecho que ni Mujica ni el MPP llevan a Daniel Martínez, y que todo el juego pasa por generar una alternativa a Daniel Martínez.

MX —Me parece bien que el Frente vaya con más de un candidato o más de una candidata. Me parece fantástico, porque creo que el Frente tiene que expresar esa pluralidad.

EC —Mujica dice “no sé si lo apoyamos o no, no nos han planteado nada del lado de Daniel Martínez”, sin embargo marcó debilidades que él entiende que Martínez tendría como candidato. Concretamente, el martes en ese reportaje advirtió que “hay que mirar mucho el interior, que es el pulmón de la economía del país”, agregó que el electorado de esa zona “tiene su jeito y sus contradicciones” y opinó que Martínez “no calza” en esa población. ¿Cómo vieron que Mujica hiciera esa crítica?

MX —Lo ha hecho en forma reiterada, en otras oportunidades ha planteado como un valor negativo el que se sea universitario. Yo no voy a referirme a eso, no lo comparto y creo que esa forma muy disciplinada de Daniel Martínez de atender lo institucional y la conexión con la ciudadanía lo hace un hombre con mucha llegada a todos los lugares. En Montevideo la mitad de la población tiene una diversidad muy importante, y me gustaría que siguiéramos con el concepto de que Uruguay es uno solo, porque también el interior o Canelones tienen una diversidad muy importante. Me parece que hay que entender que si bien nos falta mucho una cultura agropecuaria a los citadinos o a los que nos convertimos en citadinos, hay una serie de realidades que hay que tener en cuenta. Hoy el país también tiene un pujante desarrollo en materia de tecnologías de la información, son sectores jóvenes, que quieren otra forma que compita y complemente un desarrollo económico que siempre estuvo muy centrado en el campo, y va a seguir estándolo, pero es imperioso para Uruguay una diversificación de su matriz de producción. Tienen que coexistir las cuestiones que proceden de la agricultura, de la ganadería, con las tecnologías, el turismo; como país chico hay muchas áreas que requieren que se les dé particular valor.

Y en esto Daniel, su visión desde el Ministerio de Industria, la visión de que es no solo la inversión extranjera directa, sino también el desarrollo de las pequeñas y medianas industrias. Me parece que hay una visión muy interesante en un partido que desde la dictadura ha concebido una perspectiva de la democracia que se ha dado en llamar democracia sobre nuevas bases. Eso significa obviamente que cada cinco años votamos, pero que hay una serie de cuestiones que generan una profundización democrática como la participación, como el desarrollo del tercer nivel. Entonces creo que hay muchos aspectos que hacen de una propuesta, que en este caso podría ser la del compañero Martínez, una cuestión bastante interesante para seguir discutiendo en el Frente.

EC —Es interesante, porque a propósito de cualidades o debilidades de Daniel Martínez usted pasa a hablar en nombre del partido, está asumiendo a Martínez como candidato partidario. Lo remarco al pasar.

MX —Sería ilógico que la secretaria general no reivindicara eso. Pero yo empecé por decirle que Martínez no es un candidato solo del PS; es más, varios sectores se han manifestado, aunque no han resuelto orgánicamente aún.

EC —¿Estas afirmaciones que hace Mujica, esto de que Martínez no calza con el interior, marcarle un punto débil al nombre que hoy aparece con más respaldo en la opinión pública para las elecciones internas del FA, ponen en riesgo la fraternidad? ¿Es una manera de actuar en política que le está haciendo daño, que está enredando las cosas en el FA hoy?

MX —No. Me consta la preocupación de Pepe por la unidad del Frente, lo hemos conversado en varias instancias, pero es un estilo diferente. Creo que no contribuye a esa preocupación que reconozco como muy profunda en el posicionamiento y en las preocupaciones actuales.

EC —No contribuye, dice usted.

MX —Creo que no contribuye.

EC —¿Es contradictorio con otros mensajes o con otras preocupaciones de Mujica?

MX —Con su preocupación, que reconozco que existe.

EC —Ha dicho en declaraciones en estos días que lo preocupa, lo inquieta que haya una tendencia a la sectorización, a hacer primar los intereses sectoriales dentro del FA.

MX —Ese es otro tema. Estar preocupados por la unidad del Frente no quiere decir que todos tendríamos que convertirnos en independientes. Es la química del Frente tener independientes y tener sectorizados. El tema de los que somos sectorizados es concebir la unidad de manera indisoluble en esos dos componentes, entonces esto no me lleva a pensar que solo un independiente o una independiente en la candidatura nos puede salvar, sino que creo que hay numerosas muestras; el propio doctor Tabaré Vázquez, el propio Pepe Mujica han llegado a las máximas responsabilidades como sectorizados. Hoy Vázquez ya no lo es, Mujica lo sigue siendo, por más que en algún momento se despidió momentáneamente de la barra.

EC —Pero yo le preguntaba a propósito de eso de que opine públicamente sobre si funciona o no Daniel Martínez. ¿Qué juego es ese?

MX —Habría que preguntárselo a él. Yo prefiero que la gente diga si Martínez funciona o no. Creo que se está manifestando, pero todavía no es candidato y la campaña todavía no empezó.

EC —Porque en la misma declaración Mujica termina aludiendo al final a que son cosas que capaz que con un equipo cambian.

MX —Eso es garantía, Martínez juega en equipo, Martínez siempre sale a la cancha con 11 a ganar. Eso es constatable, es un hombre que trabaja en equipo, lo reivindica todo el tiempo y uno lo puede verificar. Además creo que es así como se gobierna.

EC —¿Y por qué lo dijo Mujica? ¿Qué está queriendo señalar con eso?

MX —Habría que preguntarle al compañero Mujica.

EC —Porque él mismo ha sabido moverse muy bien en el interior, en el público del interior.

MX —Sin lugar a dudas.

EC —Ahí ha estado uno de los secretos de la extraordinaria votación del MPP y de Mujica mismo.

MX —Sin lugar a dudas.

EC —Está como haciendo alarde de eso.

MX —También es una constancia en Mujica, ha trabajado durante muchos años de manera muy constante el interior, y obviamente tiene llegada a sectores del interior muy dedicados a la producción. Es un complemento para cualquier candidato la presencia de Mujica. El presidente de la República está inhabilitado, pero creo que dentro de esa tríada que le dio durante los últimos 20 años al Frente los tres dirigentes con mayor nivel de reconocimiento de la ciudadanía lo importante es el apoyo para este salto, que es un salto generacional y que se ve condicionado por esto de que esa terna era tan sólida. Pero ahora hay que lograr pasar la posta a otros.

EC —Tengo varios mensajes de los oyentes. Por ejemplo este de Rodrigo, que plantea: “No está del todo claro si la resistencia de Mujica es hacia Martínez o hacia los socialistas”. Es más largo el mensaje, pero lo tomo porque iba a preguntarle eso justamente: a esta altura hay una larga historia de roces y choques entre el MPP y el PS o entre Mujica y el PS. Podríamos recordar el libro Pepe coloquios, de Alfredo García, en el que Mujica comentó que el PS era “una máquina de conseguir cargos” y que en el entorno de Tabaré Vázquez, socialista, había mucha gente “a la que le gusta el dinero”. Y el rosario podría seguir. ¿Cómo está hoy ese vínculo?

MX —Siempre es fluido…

EC —¿Fluido?

MX —Sí, sí; tener discrepancias no supone no verbalizarlas, intercambiar. Tenemos una historia diferente, somos un partido con 107 años de existencia que siempre ha estado muy involucrado en todo, con aciertos, con errores, con una trayectoria que nos ha involucrado en todos los temas. Y sin duda, desde que hemos tenido opción de ser gobierno, 1990 en Montevideo, y de allí al gobierno nacional, ha habido cuadros, hombres y mujeres socialistas, y es bastante natural entender que eso sea así con relación a una organización centenaria de la izquierda.

EC —Usted dice que es bastante natural que eso sea así. Que sea así… ¿qué?

MX —Porque hay como 30 grupos dentro del FA y todos ellos tienen más corta duración. Por tanto un partido que tiene esa implantación lógicamente ofrece cuadros formados en la gestión, en la militancia.

EC —Y usted dice que eso repercute incluso en la cantidad de socialistas en el gobierno, en ámbitos de gobierno.

MX —¡Naturalmente! Además, si bien el doctor Tabaré Vázquez hoy no es un socialista con carné, todos sabemos cuál es la situación…

EC —Se desafilió.

MX —… cuando fue intendente lo era y cuando fue por primera vez presidente del FA también.

EC —Y ahí va este oyente que dice: “Si llegara Martínez a la Presidencia de la República, se estaría dando que de 20 años de gobiernos del Frente Amplio, 15 habrían sido con presidentes procedentes del Partido Socialista. Mientras que el MPP es desde hace años el grupo más votado”.

MX —¡Justamente! De eso se trata, de que cada uno aporte en este FA que tiene lógica de diversidad, de unidad en la diversidad, lo que tiene como mayor capital. No es ir a sacarle al Frente algo, es ir a ponerle al Frente, cada uno de nosotros, lo que mejor tiene para aportar. Porque acá hay un proyecto político y esto es lo que desde 1990 está siendo una construcción colectiva, no prevista en un modelo, sino en una estrategia de desarrollo, tanto para la capital como para el país.

EC —Pero yo le preguntaba cómo está hoy esa relación. El jueves de la semana pasada el presidente del FA, Javier Miranda, organizó una cena con varios dirigentes (la de la cazuela de porotos) que, según explicó, no era por el tema precandidaturas, sino para controlar algunos problemas internos que están dándose dentro del partido de gobierno. ¿La tensión PS-MPP era uno de esos aspectos?

MX —No; claramente hacía varias semanas que Javier nos había planteado encontrarnos y charlar del Frente. No estaba el tema candidatura como el tema fundamental, sí en esos días se dieron las situaciones tanto de Mujica como de Astori que tomaron dimensión pública. No tenemos dificultades especiales, vamos en coincidencia electoral en varios departamentos del interior. Por ejemplo, en Rocha el intendente procede del MPP, el diputado procede del PS y hay además allí un veterano como el Chueco Barrios que ayuda.

EC —El Chueco Barrios, socialista, fue el intendente anterior.

MX —El intendente anterior. En el terreno hay una coincidencia, pero están las diferencias naturales porque somos diferentes, no lo quiero negar.

EC —¿Ese era un punto a charlar esa noche en la cena? Fue Mujica, fue Lucía Topolansky, fue usted…

MX —Sí, pero estaba Constanza Moreira y estaba previsto que estuvieran Castillo y Astori.

EC —Castillo no fue porque iba para el Foro de San Pablo, Astori no fue porque se fastidió con la forma como se había divulgado la información sobre esa cena y Tabaré Vázquez estaba invitado pero no fue también porque la cena había tomado estado público.

MX —Una de las cosas es cómo se despliega el FA en el territorio, si lo que tenemos que privilegiar son nuestras recorridas sectoriales o si tenemos que estar como FA. Sin duda que coincidimos en que esta es una presentación que los frenteamplistas esperan de mejor manera que al sector que los va a ver y al que pertenecen.

EC —¿Ese fue un tema?

MX —Ese fue uno de los temas, porque eso construye la unidad en el terreno y en interacción con los frenteamplistas y la sociedad toda. Entonces antes de la campaña electoral y teniendo un programa para construir eso es muy importante. Porque el 1.º de setiembre lanzaremos un borrador de programa y el 1.º de diciembre lo estaremos votando. Y para el Frente el programa es único, más allá de los énfasis que cada sector pueda colocarle en la propia campaña. Entonces todos estos son temas de intercambio.

EC —¿Ese fue uno de los temas, que los grupos del FA empezaran a trabajar en sus recorridas de manera más unida, no cada uno por su lado?

MX —Sí, eso estuvo en el intercambio.

EC —Se lo pregunto porque cuando le preguntaron a usted a la salida de la cena qué había pasado, contestó de una manera bastante lacónica y quizás burlona: “Una linda noche, confraternizamos, hablamos de la vida”.

MX —Sí, también hablamos de la vida.

EC —¿No se le fue la mano con la ironía?

MX —Primero, estuvimos recorriendo el mundo. Estas cosas las comento porque me parece que puestos a decir cuáles fueron las cosas políticas específicas del intercambio, fueron de esa naturaleza, cómo nos estamos viendo y desplegando en el territorio. Y el tema del programa, que es una construcción colectiva. Creo que no hay otra colectividad política que lo trabaje durante tantos meses, que lo haga además en una circulación de borradores y abierta a la participación de mucha gente en las unidades programáticas. Después hay que amalgamar eso en una cosa coherente, proporcionada y que además tenga punch, que convoque. Porque sin duda hay que mostrar un proyecto hacia delante, no hay que quedarse en la evaluación de lo que se ha hecho; está muy bien que se reconozca, pero no es suficiente. Además disfrutamos de las cosas de que disfrutamos frecuentemente, porque no es extraordinario que el presidente del FA nos llame en grupos a conversar. La política es muy tensa, entonces esos espacios generan posibilidades de intercambio fraterno, de disfrutar la noche y la comida.

EC —Si miramos la lista original de los invitados, de algún modo lo que Javier Miranda buscaba era que estuvieran los referentes de los principales sectores, una simplificación de la estructura del FA, algo así, si bien era una cena informal y todo lo demás. Un ámbito más reducido de lo que es habitualmente la orgánica, la Mesa Política, etcétera.

MX —No son lugares resolutivos, son lugares de intercambio.

EC —De acuerdo. Pero por ejemplo, me pregunto, ¿estuvo allí o está, cómo están manejando ustedes el factor Raúl Sendic?

MX —El PS cuando se realizó el plenario el año pasado fue muy claro en el sentido de que la fuerza política debía responder éticamente frente a la situación. Las derivaciones judiciales iban por otro lado, pero nuestro FA tiene un ámbito, el del Tribunal de Conducta Política (TCP), que fue muy claro en los señalamientos. Y desde ese punto de vista nosotros lo respaldamos siempre.

EC —Justamente, el TCP fue muy claro en su señalamiento, fue terminante, diría, muy drástico, en el juicio sobre el uso que Raúl Sendic había hecho de las tarjetas corporativas de Ancap. De todos modos, como llegado el Plenario Nacional en el que se iba a considerar ese documento Raúl Sendic sorprendió anunciando que renunciaba al cargo de vicepresidente de la República, al final no hubo un pronunciamiento del plenario sobre Sendic.

MX —En ese momento no porque cualquier cosa iba a ser desproporcionada con relación a la respuesta del propio compañero.

EC —Ahora ha ido cobrando fuerza la necesidad de que finalmente sí exista esa resolución y está por convocarse un plenario para tratar ese y otros informes del TCP. ¿Qué le parece que hay que hacer?

MX —El PS tiene definición de convocar a ese plenario y que todos los temas estén.

EC —Pero con respecto a Sendic, ¿qué hay que hacer, qué tiene que hacer el FA?

MX —En principio, algo mayor que lo que en ese momento se había consensuado, que eran tres puntos, pero básicamente el políticamente más fuerte era la inhabilitación a la candidatura común. No tenemos una medida definida, lo que decimos es que en algún momento hay que darle resolución final a ese plenario.

EC —Está de por medio la intención que él ha manifestado de volver a ser candidato al Parlamento, no candidato común, de eso no se está hablando, pero sí volver a presentarse para, por ejemplo, un cargo en la Cámara de Senadores. Para muchos en el FA eso sería un problema de imagen para el FA en la próxima campaña electoral.

MX —Eso además va a suponer la autorización que el presidente del FA tiene que darle a la lista en cuestión.

EC —¿Y usted entiende que no debe darse esa autorización, que conviene que Sendic no sea candidato a nada?

MX —Todavía no hemos definido una medida, porque estas cosas requieren de cuatro quintos de presentes de los miembros del plenario y la sanción tiene que efectivizarse con ese nivel altísimo de consenso y no parecería existir en todos los casos una medida de esa naturaleza. También está cómo se ubica esto en el marco de un congreso que va a tener lugar el 1.º de diciembre. Preferiríamos que no haya interferencia, que el Frente pueda abocarse a estos temas sin esos niveles de tensión, pero hasta ahora lo que tenemos es la definición de ir y solucionar en términos severos, porque más allá de la fraternidad y del reconocimiento a cualquier compañero, cuando uno se equivoca, tiene responsabilidades.

EC —Deduzco de sus palabras que por lo menos para usted Sendic no debería ser candidato por el FA a nada.

MX —Es una posibilidad.

EC —Ese es su pensamiento, por lo menos.

MX —Insisto: es una posibilidad.

EC —No termina de aseverarlo contundentemente.

MX —Porque creo que estas cosas cuando se plantean se tienen que viabilizar. Yo no vengo a hacer bravuconadas, estoy muy preocupada por el fondo y también por dar una clara señal: estas cosas no se pueden repetir.

EC —Hemos hablado de asuntos internos del FA, de candidaturas, precandidaturas, y la inquietud llega incluso de la audiencia: ¿y entonces qué?, ¿el debate es solo de nombres, carismas, pesos políticos relativos? ¿Dónde están las ideas?, ¿dónde está el proyecto?

MX —Como decía hace un ratito –capaz que el oyente entró empezada la charla–, desde el punto de vista del programa del Frente hay desafíos muy significativos. Por un lado, el desarrollo del país, el crecimiento del país, con sostenibilidad ambiental y además con una política que dé a las fuerzas motrices, a los trabajadores, garantías, derechos, como se han venido construyendo, que suponga una mayor diversificación, mayor valor agregado, mayor inserción en lo que hoy ha cambiado como modo de producción, esto de que una cosa no empieza y termina en un país, sino que hay cadenas de valor en donde insertar a Uruguay en términos que desde el punto de vista del valor agregado pueden ser muy significativos para el desarrollo. Además pensando en que somos 3,5 millones acá dentro y medio millón en el mundo, hay que optimizar todos los recursos de una manera muy clara en esa estrategia de desarrollo. No apostamos ni a seguir vinculados a lo que fue en algún momento una propuesta de plaza financiera ni a seguir vinculados exclusivamente a lo que el campo nos da, sino a una diversificación productiva, a una inserción diversificada en el mundo, tanto en materia de lo que colocamos como de dónde lo colocamos. La educación en esto es clave…

EC —Un debe.

MX —Tenemos claroscuros. Creo que es un enorme orgullo decir que Tacuarembó tiene a su entrada un campus con capacidad hoy prácticamente para mil estudiantes, y ahora se va a hacer una residencia estudiantil y para los docentes. Eso ha cambiado el panorama radicalmente. Las opciones de la gente, ya no hay que desarraigarse, ya no hay que optar por hacer algo que uno no quería como proyecto de vida porque no podía sustentar venir a la capital, ya hay otras opciones en el interior, es un camino muy importante. La cantidad de plazas para niños de tres años también, porque eso es socializar a nuestros chicos tan pequeños, con posibilidades. Pero tenemos todavía problemas para que los adolescentes se mantengan en secundaria y egresen en número significativo. Son alternativas que tenemos que ir desarrollando como se ha hecho hasta ahora. Persistir en ese camino y saber que en el mundo hoy hay transformaciones que no podíamos casi imaginar, porque el mundo del trabajo se ve impactado notoriamente y la capacidad que adquiera nuestra gente, nuestros jóvenes –pero a todas las edades– es clave para subsistir en ese mundo de desafíos.