Evaluación en área de seguridad pública

Casi el 100 % de las tobilleras colocadas por violencia de género arrojaron un resultado exitoso

La ministra de Desarrollo Social, Marina Arismendi, destacó la experiencia exitosa con la implementación de las tobilleras electrónicas en casi el 100 % de los casos, según la evaluación efectuada por la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), que presentó este martes 4 en la Torre Ejecutiva.
De las denuncias por violencia contra las mujeres que llegaron al sistema judicial, en el 17 % de los casos se resolvió la colocación de una tobillera electrónica, y, de este 17 %, el 100 % fue altamente positivo, afirmaron las autoridades durante la presentación de la evaluación sobre políticas públicas en materia de seguridad.

Este sistema atendió unos 1.000 casos y, como son dispositivos dobles, llegaron a unas 2.000 personas. Antes de finalizar el año se podrá contar con tobilleras en todos los departamentos del país. En abril quedarán activas en los departamentos de Cerro Largo, Treinta y Tres, Salto y Paysandú.

Sobre la violencia contra las mujeres, la ministra Arismendi definió: “Tenemos que trabajar para erradicar las relaciones de poder que permiten que una persona le quite la vida a otra por pensar que es de su propiedad”. En ese sentido, sostuvo que la sociedad uruguaya tiene que reflexionar sobre la violencia de género, y la expresión multitudinaria en las calles, el pasado 8 de marzo, demostró la preocupación que existe por este tema.

Añadió que el trabajo interinstitucional es muy importante para un país y, en ese sentido, abogó por la necesidad de continuar estudiando estos temas y que sigan siendo parte del trabajo colectivo del Estado. “Acá no se trata de cada uno por su lado, sino del diseño logrado al haber podido sentarnos todos juntos y abordar el tema”, dijo.

Por su parte, el director de la OPP, Álvaro García, recordó que 2015 fue un año de evaluaciones, en el cual estuvo enmarcado este estudio de diseño, implementación y desempeño (DID).  A su entender, las evaluaciones no se relacionan con la reforma del Estado, como se debería, pero “la cultura de la evaluación que el Estado hace es fundamental a la hora de tener un aprendizaje de las políticas mismas”, explicó.

Para García, diseño, implementación y desempeño son tres fases de evaluación de una política pública. El diseño debe ser evaluado para saber si fue adecuada o no; si tiene un buen diseño pero no logra ser bien implementada, también se deberá pensar en modificarla. Finalmente, García afirmó que el desempeño es clave para medir los resultados obtenidos con esta política.

Fuente: Presidencia

05/04/2017