Saltear al contenido principal

Entre carpas y Benedettis.

Entre Carpas Y Benedettis.

“Un futuro bien presente”

Hace una semana cerramos las 27 Tolderías Socialistas, el nombre de las mismas fue “Un futuro bien presente”. El 2017 nos encontró a los jóvenes socialistas plantando bandera en Paso de los Toros. Nos encontró con el corazón lleno de historia, de compañeros que pasaron, y en su pasaje dejaron el cuero y la vida por la organización. Y nos encontró también con la mirada en el futuro, con la cabeza en un año bisagra para el proyecto por el que estamos dispuestos a empapar de sudor la camiseta.

Paso de los Toros nos recibió en el que dicen será el fin de semana más caluroso del año. Nos recibió impregnado de memoria, con una reciente placa que materializa la búsqueda de la verdad como herramienta de lucha, que visibiliza las torturas y los tratos inhumanos que resistieron muchas compañeras. Que rinde homenaje a esas resistencias, bases de la democracia en la que hoy construimos.

Un taller del equipo de DDHH abordó otra arista de las resistencias a la dictadura: La cultura. El recuerdo y homenaje a aquellos compañeros, militantes del canto, del pincel, de la pluma, que a pesar de la represión encontraron formas de resistir y construir, dentro o fuera del paisito.

Nos conmovieron un par de poemas de ese eterno isabelino, Mario Benedetti, y uno de ellos sentenció:

“el día o la noche en que el olvido estalle

salte en pedazos o crepite/

los recuerdos atroces y los de maravilla

quebrará los barrotes de fuego

arrastrarán por fin la verdad por el mundo

y esa verdad será que no hay olvido.”

Toda esa memoria se articula con la mirada en el futuro que nos llama a poner el foco en nuevas canchas, en nuevas banderas. Nos llama a poner el foco en la Vivienda, en una problemática que es síntoma de desigualdades transversales, en posicionarla como un derecho y no un lujo, nos pone sobre la mesa la necesidad de atar ese derecho a una tracción que organice, movilice y ponga en jaque el entramado de poder que mes a mes lucra con el techo de cientos de miles de uruguayos, techo que les pertenece aunque hoy no esté sobre sus cabezas.

 

Esa misma mirada nos pone sobre los hombros a los que militamos aquel No a la Baja, que llenamos el país de colibríes y que también llenamos de militantes alguna avenida, la responsabilidad de construir un nuevo paradigma, a pensar en cómo se conjugan la cana y la educación, que roles juegan las instituciones desde las dos puntas, la responsabilidad de sacudir y cuestionar estructuras establecidas y pelear en ese ring tan jodido que es la cultura, para seguir dejando bien en claro que ser joven no es delito.

Un taller de la secretaría de género sobre trata de personas nos hizo discutir, cuestionar y cuestionarnos. Nos hizo pensar el cuerpo como mercancía, como propiedad privada explotable por terceros, la prostitución como trabajo, el trabajo infantil o la mendicidad forzada. Sin unanimidades, más que el acuerdo de que queda mucho por pensar y discutir en torno a temas crudos e históricamente invisibilizados.

Los 77 años de la organización, la gloriosa Juventud Socialista del Uruguay, nos enmarcan en lo grande que es nuestra herramienta, la carga de responsabilidad que tiene para con el presente y el futuro. El rol de seguir cambiando las cosas desde esa trinchera que es la alegría. La responsabilidad de ser una organización que araña las ocho décadas, pero siempre joven, sin prisa y con memoria.

Agradecemos la participación y colaboración de: Mónica Xavier, Patricia Peralta, Rodrigo Muñoz, Oscar Andrade, Gustavo Leal, Saulo Diaz, Blanca Elgart, Elbio Pirez, Isabel Rodriguez, Ligia Iglesias, Charo Lopez,  Alberto Perez, Walter Sanchez y a todos aquellos que de una forma u otra aportaron a la realización de estas 27 Tolderias.

Juventud Socialista del Uruguay

30 de enero 2017

Volver arriba