Saltear al contenido principal

El PARTIDO SOCIALISTA DE URUGUAY SOBRE LA SITUACIÓN EN CHILE Y ECUADOR

El Partido Socialista de Uruguay expresa su preocupación por la situación política, económica y social que está atravesando nuestra región. Resulta evidente que la restauración conservadora operada en varios países de América Latina, lejos de haber permitido encontrar soluciones a los problemas que afectan a nuestros pueblos, ha tenido consecuencias sociales dramáticas y muestra cada vez más duramente su faceta autoritaria y represiva.

Las consecuencias de las medidas implementadas por los gobiernos de derecha, orientadas a favorecer a minorías históricamente privilegiadas, tienen en común la limitación de la accion del Estado en campos estratégicos y socialmente sensibles, la apertura indiscriminada de la economía, el estancamiento del desarrollo económico, el aumento de la pobreza, la segregación y el desempleo, y la agudización de la desigualdad social.

En el transcurso de estos días se han producido, tanto en Ecuador como en Chile, grandes manifestaciones de protesta popular ante una serie de decisiones de los gobiernos de ambos países, que agravan problemas estructurales de larga data y empeoran la situación de pobreza de amplios sectores de la población.

El ajuste económico dictado por el FMI en Ecuador y la elevación de las tarifas del metro en Chile fueron los factores que precipitaron la reacción popular.
En ambos casos la respuesta fue una salvaje represión instrumentada por fuerzas militarizadas, las cuales han provocado muertes, personas heridas y la pérdida de libertad de cientos de manifestantes, degradando nuevamente la calidad de la democracia en ambas naciones.

Resultan tremendamente preocupantes las declaraciones de gobernantes que instalan la lógica del enemigo y la guerra interna, para justificar la violencia sobre sus propios pueblos, retrotrayéndonos a etapas muy oscuras de la vida de nuestros países.

Causa alarma y desconcierto
la reacción de la Secretaría General de la OEA, la cual, en vez de velar por la salvaguarda de los derechos de la ciudadanía, denuncia un supuesto y absurdo complot, orquestado por los Gobiernos de Cuba y Venezuela, para desestabilizar a los Gobiernos de Chile y Ecuador.

Con la conciencia latinoamericanista que siempre ha caracterizado al socialismo uruguayo, manifestamos nuestra solidaridad con las víctimas directas de la represión y sus familias así como con todas las compañeras y los compañeros que en los países de la región enfrentan democrática y pacíficamente estas políticas, y exigimos a los gobiernos el respeto irrestricto de los derechos humanos, la búsqueda de caminos de diálogo, y la implementación de medidas orientadas a la justicia que permita la paz. Nuestro Partido, coherente con sus principios históricos, se ha expresando en el mismo sentido en situaciones similares, bajo gobiernos de distinto signo político e ideológico.

La situación que atraviesan varios países del continente vuelve a confirmar que las políticas de ajuste del capitalismo salvaje sólo pueden aplicarse con represión, y que la democracia en su sentido sustantivo resulta finamente incompatible con estas políticas. La gravedad de los acontecimientos regionales nos convoca a redoblar nuestros esfuerzos para lograr que Uruguay no vuelva nunca más a transitar ese camino.

Casa del Pueblo, 21 de octubre de 2019.

Volver arriba