Saltear al contenido principal

Biden ganó, pero Trump no fue derrotado

Biden Ganó, Pero Trump No Fue Derrotado

Escribe: Pablo Oribe – Sec. de Mensaje Político y Comunicación

Confieso que en América he visto más que América. Busqué en ella una imagen de la democracia, de sus tendencias, de su carácter, de sus prejuicios, de sus pasiones. He querido conocerla, aunque no fuera más que para saber, al menos lo que debemos esperar o temer de ella”

Alexis de Tocqueville (1805-1859), “La democracia en América”

Las encuestas y los analistas pronosticaban una victoria decisiva de Joe Biden, así como el fin de la carrera política de Donald Trump. Si bien el candidato demócrata ganó las elecciones, los resultados no fueron tan contundentes como se esperaban.

A continuación, algunas claves para reflexionar sobre el desenlace electoral en Estados Unidos, posibles razones por la que Trump votó aún mejor que en la última elección y un motivo que podría explicar por qué este aumento de votos no fue suficiente para vencer a Biden.

1. Los altos niveles de participación no beneficiaron a los demócratas más a que los republicanos. Hace 120 años que los norteamericanos no salían a votar tan masivamente: se estima una participación del 66% del electorado. El dato da cuenta de una sociedad más activa e involucrada en la vida política. Se pensaba que esto iba a traducirse en una “ola azul” y que el problema de Hilary Clinton había sido la baja participación. Sin embargo, el resultado muestra que esta presunción no se cumplió. Salieron a votar más demócratas, pero también lo hicieron más republicanos.

2. Voto latino. El porcentaje de hispanos que votaron a Trump creció desde la última elección. Según Ronald Reagan, “Los latinos son republicanos, pero todavía no lo saben”. La diáspora cubana y venezolana está conformada en gran parte por votantes conservadores. En muchos de ellos, resonó la advertencia de un viraje al comunismo si Biden era elegido presidente. Esto muestra un cambio en la composición del electorado republicano que se afianza como el partido de los trabajadores con el nacionalismo económico y la crítica a la globalización como componentes principales.

3. Voto oculto. David Hume observó que tendemos a seguir las opiniones de los demás para no sentirnos aislados de nuestro entorno. Más aún, la teoría de la espiral del silencio indica que solemos reservarnos nuestros juicios ante determinados temas controvertidos o cuando percibimos que nuestras opiniones contradicen a las de la mayoría. Este fenómeno puede ayudar a entender por qué la distancia entre Biden y Trump fue menor que la pronosticada por las encuestas, ya que muchos votantes de Trump no admiten su preferencia por el candidato republicano en público. Como ya había ocurrido en 2016, la mayoría silenciosa volvió a votar.

4. Voto económico. En enero de este año se pensaba que Trump se encaminaba a la relección en un contexto de buenos resultados económicos y niveles de desempleo históricamente bajos. Si bien luego llegó la pandemia, muchos no responsabilizan a Trump de sus consecuencias y, más aún, gran parte de la población recibió la asistencia del estado. Según datos de Gallup, el 56% de los norteamericanos considera estar mejor hoy que cuatro años atrás1. Esta percepción positiva es otro elemento a considerar para comprender el apoyo que recibió Trump en la elección.

5. Una respuesta desordenada y caótica frente la pandemia. Aún con expectativas económicas positivas, la gestión de la crisis sanitaria podría haber sido uno de las principales razones que torcieron la balanza en contra de Trump. Estados Unidos es uno de los países más golpeados por la pandemia con 230.000 muertos y más de 10 millones de contagios hasta el momento. La crisis sanitaria reveló uno de los peores rasgos de la personalidad de Trump: la falta de relación con la verdad y la ciencia. En una crisis, la información es aún más importante que en la normalidad. La gente necesita saber, comprender qué pasa y tener confianza en las comunicaciones de quienes están a cargo. El estilo de comunicación visceral de Trump, su menosprecio de la ciencia y el enfrentamiento directo con los medios de comunicación atentaron contra esta premisa y contribuyeron a sembrar la incertidumbre y el miedo en la sociedad.

6. El desafío. Biden tiene un gran desafío por delante, será presidente de un país muy polarizado y sin haber ganado de forma tan contundente cómo esperaba. La elección dio cuenta de un nivel de polarización que no se veía en décadas. Esta brecha es tanto política como social, ya que Estados Unidos es el país desarrollado más desigual de la OCDE. Biden ganó, pero Trump no fue derrotado. El ex presidente republicano, con sus 70 millones de votos, obtuvo un resultado mejor de lo esperado y seguirá teniendo un peso fundamental en la vida política estadounidense.

Trump no es un accidente

Una de las reflexiones que se desprenden del desenlace electoral es que la llegada de Trump al poder no fue un evento excepcional en la política norteamericana. El resultado de la votación no mostró un repudio generalizado al liderazgo del presidente, como muchos esperaban. Por el contrario, el apoyo obtenido por el candidato republicano muestra que su victoria en 2016 no fue un accidente, sino el inicio de un cambio ideológico profundo en la sociedad. Más aún, los elementos esenciales de su política, como el nacionalismo económico y el discurso anti-elite, anti-inmigración y anti-globalización, cobran fuerza más allá de Estados Unidos. Jair Bolsonaro en Brasil y Marine le Pen en Francia son algunos de los líderes que representan esta visión y apelan con su mensaje a una gran parte de la sociedad.

La democracia en América supo ser un ejemplo de lo mejor y lo peor que puede producir nuestra forma de gobierno. Por ello, el resultado electoral no nos es ajeno, sino que constituye un reflejo y una advertencia de las transformaciones que está atravesando la política y las nuevas formas que adopta la extrema derecha en el mundo.

1 https://www.diariolasamericas.com/eeuu-56-votantes-dicen-estar-mejor-que-hace-cuatro-anos-n4208882

Series de entrada: El Sol Nº9 - noviembre 2020
Volver arriba